La piel es tratada con una matriz de puntos de luz láser que varían en intensidad dependiendo del tipo de piel y los resultados deseados.
El resultado es un tratamiento más rápido y cómodo y que requiere menos tiempo de recuperación que los tratamientos de rejuvenecimiento invasivos tradicionales.
Mejora:

  • El tono de la piel y textura
  • Piel dañada por el sol
  • Arrugas finas
  • Cicatrices postraumáticas y de acné
  • Manchas de la piel