a) Láser de colorante pulsado:

El Láser trabaja haciendo incidir un haz de luz específica sobre la piel, de esta forma se logran eliminar los vasos anormalmente agrandados y eliminar las manchas de coloración rojiza y marrón, reducción de arrugas finas, reducción del tamaño de los poros abiertos y en general aumentando la textura y firmeza de la piel por el incremento producido en la cantidad de colágeno.

Normalmente se necesitan varias sesiones para el tratamiento de toda la cara. El tiempo medio que se necesita en cada sesión es de unos 20 minutos. Los mejores resultados suelen observarse a los 3 meses de haberse efectuado el primer tratamiento. El intervalo entre sesiones es de generalmente 1 mes.

b) Láser CO2 fraccionado

La piel es tratada con una matriz de puntos de luz láser que varían en intensidad dependiendo del tipo de piel y los resultados deseados.

El resultado es un tratamiento más rápido y cómodo y que requiere menos tiempo de recuperación que los tratamientos de rejuvenecimiento invasivos tradicionales.

Mejora:

  • El tono de la piel y textura
  • Piel dañada por el sol
  • Arrugas finas
  • Cicatrices postraumáticas y de acné
  • Manchas de la piel